miércoles, 12 de diciembre de 2012

Terror en la farmacia

Menuda llorera la de anoche.

Recuerdo perfectamente que cuando nos dieron a firmar el presupuesto, pregunté cuánto podía variar. Es más, le dije a la chica "sé que sube, lo vamos a aceptar y vamos a iniciar el procedimiento aquí, sólo quiero saber cuánto puede incrementarse para estar prevenidos".

"¡Nada!"- Espetó ella. Y se quedó tan pancha. No sé si lo estará tanto ahora que me acuerdo tanto de ella. 
Vamos a ser claros. No me parece serio jugar con los sentimientos -y menos aún con el dinero- de la gente. 

Nos estamos dando cuenta de que esto es otro negocio como el de casarse. Sólo pronunciar la palabra "boda" o "novia" para que te multipliquen el precio de las cosas. Claro. Saben que mientras puedas pagarás lo que sea con tal de engendrar. Feo, muy feo.

Pues bien, Extra 1 (por no decir su nombre, que me lo sé muy bien) no mintió porque si fuéramos a un juez alegaría que se refería sólo y exclusivamente al presupuesto. Es decir que los 5.500 de la FIV-ICSI sólo incluyen que me saquen los ovocitos, inyecten el espermatozoide campeón y me los transfieran. Consultas, análisis y demás historias, previo pago de su importe. 

Bien. Llevamos 600 euros y aún no hemos empezado con el procedimiento propiamente dicho. En la siguiente ecografía ya tendré que abonar el bofetón, pero vale, hasta aquí todo bien y más o menos asumido. El problema es que ayer fueron mis padres a la farmacia a recoger la  lista de cosas que tengo que inyectarme o tomarme, concretamente 8. Cuando llevaban 4 y ya iban por 900 euros, me llamaron a ver si yo lo sabía y lo compraban. 

Ne me desmayé de milagro. Lo que me dio fue una llorera horrible. ¡Es un sueldo!

Extra 1, gracias por avisar. Espero que duermas divinamente. Vienen las fiestas, los Reyes y mil euros más como poco y de golpe no me parece moco de pavo, cuando la semana que viene tengo que aflojar otros 5.500. No se hace, no señor. En casa no somos ricos, precisamente.

Las lágrimas vienen desde luego por el susto, pero también porque nos planteamos atrasarlo y, claro, estábamos impacientes por empezar. 

Vosotros me entenderéis. Los buscadores. No se trata de un mes o dos más, como dicen algunos, se trata de aplazar otra vez los sueños e ilusiones. Parece que se vuelve a ver más lejos todo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario