jueves, 7 de noviembre de 2013

Madre

Uf, hace 9 meses que no paso por aquí, y no precisamente por un embarazo.

Hace un mes terminó sin éxito nuestra cuarta FIV. Cuatro llevo, y ninguna transferencia. Los embrioncillos (uno cada vez, nada más, no doy para más) no siguen dividiéndose. Mi gine me ha dicho que lo tengo realmente chungo (no os digo las probabilidades porque son desastrosas y no vengo hoy a contaros penas). La embrióloga, muy jovial que es ella, propone intentarlo una vez más.

Pero como todo, el tiempo cura. O si no cura, al menos sí hace algo, mella, costra, cicatriz. Eso es, se va cerrando la herida. Y yo ya no lucho conmigo misma. Ya he dejado de darme cabezazos contra la pared. Si no se puede, no se puede. Por más que llore, grite o patalee, no va a mejorar la cosa. Habrá que buscar alternativas; claro, que fuimos en septiembre a la reunión informativa para la adopción internacional-paso primero y obligatorio-, que la nacional en Madrid está cerrada desde 2008, y salimos como si nos hubieran dado una paliza. Y así fue. No física, obviamente, pero sí emocional. Un palo tras otro. Zas! Zas! Ahora sabemos que se trata de una criba. Que te lo ponen especialmente arduo para que las parejas que no lo tengan muy claro desistan.  Así que, bueno,  nos seguiremos informando tranquilamente. Ahora no pensamos en nada. Estamos en standby. Recuperándome de tanto cambio hormonal que me ha dejado secuelas (una dioptría más, varices, cambios en el vello, el cutis, kilos... Por no mencionar la ansiedad o la depre de junio por la que, literalmente, quería morirme porque no tenía ni pizca de ilusión por nada). Por suerte, Florencia y Venecia lo repararon todo y ahora Papá Jones y yo estamos muy bien el uno con el otro y eso es fundamental ante este tipo de batallas o la posibilidad de un futuro sin descendencia.

Y yo estoy bien conmigo misma. Ya no rabio tanto por las embarazadas, aunque mi psicóloga me dice que DEBO HACERLO, que DEBO ODIARLAS Y ENVIDIARLAS sin la coletilla de que es "envidia sana" porque además eso no existe. Y que tengo motivos suficentes y es NORMAL y que si no eso se enquista. Oye, pues ayuda. No es que las desee mal, por supuesto que no, sólo que no me siento mal cuando pienso en ellas y me da rabia. Porque cómo no me va a dar rabia! Dejémonos de tonterías. Lo anormal sería que no me la diera. Pocas ganas tendría de maternidad y son necesarias muchas, muchísimas, y muuuuucha fuerza para enfrentarse a los tratamientos. Así que cuando dejas de reprimir los sentimientos porque no son socialmente aceptados, te liberas. Y en el fondo esto de vivir va de eso, de VIVIR al completo y para hacerlo tienes que estar bien. Y si estás bien todo lo ves menos negro, y te das cuenta de que aún te quedan retos, de que sigues teniendo momentos de calidad y sigues riendo a veces a carcajadas. Aunque no tengas hijos.

Así que ya no rabio tanto por las embarazadas.  Sólo un poquito, y no por todas. Además, he aprendido a decir "de la que me he librado!" cuando las veo con sus churumbeles quejándose. He aprendido a disfrutar de lo que SÍ tengo, y a vivir en el HOY. Eso tan guay que nos poníamos en las carpetas de "Carpe Diem", pero creyéndoselo.

Y bueno, que después de 2 años y pico intentado ser madre y uno pinchándome hormonas de todo tipo ME HE CANSADO. Así que toca descansar. Una maratón no puede durar eternamente y, como bien me han dicho muchas veces, esto es una carrera de fondo. Así pues, estoy descansando para poder decidir con claridad y serenidad el próximo paso.

Total que yo no venía para esto, pero me parecía mal disparar a bocajarro después de tanto tiempo.

La cuestión, en realidad, es que he entrado porque tengo un cabreo monumental con los señores de la Real Academia de la Lengua. Me lo comentó mi psicóloga, pero pensé que exageraba. Llegué a casa, abrí el diccionario, también busqué en la versión online y... ¡¡¡Ahí estaba!!! El significado más raquítico, incorrecto y ofensivo de la palabra más bonita del mundo: MADRE. A saber:

madre.
(Del lat. mater, -tris).
1. f. Hembra que ha parido.

Y siguen otras acepciones pero nada que ver con el tema que nos ocupa.

¡Bravo! Me pirra. Ahora resulta que sólo es madre  la que pare. Sí, señor. O sea que da igual que luego esa parturienta asesine al bebé o lo abandone a su suerte en una tubería, o que descuide su higiene y nutrición, o que le enchufe un poquito de caballo para no aguantarle porque nació con síndrome de abstinencia, o que lo tuviera de penalti y no la dejaron abortar, o que luego lo diera en adopción...

Pero no hay que irse siquiera a esos extremos. Todos sabemos que hay mujeres que dan a luz y NO son madres. Al mismo tiempo que todos sabemos que una madre es la que te cría, la que se desvive por ti a diario, día y noche, alguien que se siente completamente responsable de ti y sólo quiere y procura que salgas adelante de la mejor forma posible, en todos lo sentidos. Hay mujeres que no pasan nunca por un paritorio y sin embargo, son unas madrazas.

Estamos en el siglo XXI. Los niños ya no vienen de París, pueden venir de un encuentro amoroso o simplemente carnal, pueden venir de una casa de acogida en China o Alpedrete o por la obra y gracia de una clínica infertilidad. Por favor. POR FAVOR. Mientras que en nuestros diccionarios madre sea la que pare, miles de mujeres necesitarán apoyo psicológico para enfrentarse a su esterilidad, para tomar decisiones como la adopción, porque se creerán menos que las demás mujeres, fértiles y, por tanto, supermujeres a sus ojos. Tendrán miedo de lo que opine de ellas la sociedad. Pensarán que sí, bueno, que tendrán hijos, pero no serán madres AL COMPLETO.

Esto confirma que la ciencia efectivamente avanza más rápido que nuestras mentalidades.

¿Qué me decís de las nuevas técnicas de reproducción asistida? Según el 'Libro Blanco Sociosanitario de la Infertilidad en España: situación actual y perspectivas', de la Sociedad Española de Fertilidad, en España casi un 15% de las parejas en edad reproductiva tienen problemas de esterilidad y existe cerca de un millón de parejas demandantes de asistencia reproductiva. Dada la magnitud del problema de la infertilidad en estos tiempos, me parece sencillamente repugnante que madre sólo sea la que pare. Los niños ahora vienen de muchos sitios y maneras.

¿Qué ocurre entonces con las mujeres que se someten a una ovodonación? Porque aquí el tema entonces se complica. Esta técnica consiste en que a una mujer estéril una donante le cede sus óvulos para que con ellos y los espermatozoides de su marido (o pareja, u otro donante) consigan embriones que transferirle para lograr un embarazo. La mujer receptora de los óvulos gestará a la criatura, pero ésta no llevará su carga genética. Vamos, que entonces tiene una madre genética y otra biológica. ¿Pero quién de verdad será su madre? ¿La jovencita que donó sus gametos por altruismo y pasta al 50% pero no sabrá nunca siquiera si de ellos se logró un embarazo, o la que lo amamantará? Ah, claro, como ésta habrá parido, igual sí que entra en la acepción del diccionario. Y yo defendiéndola por si acaso. Ingenua. en cualquier caso, creo que es absurdo y poco adaptativo también el hecho de colocarle gorritos al término "madre": que si madre biológica, madre genética, madre adoptiva... ¡Anda ya! Madre sólo hay una. Si lo calificamos, lo descalificamos.

Una madre es una madre. Punto.

De hecho os muestro unos pantallazos reveladores. He buscado en Google imágenes en varias búsquedas diferentes de "madre", "madre adoptiva", "madre genética", "madre biológica". A ver quién es el listo que sabe cuál es cuál.






Yo en todos los casos veo lo mismo: AMOR. Sin más leches en vinagre.

En fin, que ole a los de la RAE. Con dos cojones, porque desde luego con dos ovarios no han podido escribir semejante barbaridad y banalidad. En un diccionario donde está aceptado ya "muslamen" y "bloguero", que MADRE siga siendo única y exclusivamente la "hembra que ha parido", me apena y avergüenza. Creo que muchos niños adoptados no entenderían que su mamá fuera la que no se hizo cargo de ellos. Creo que es necesario que cambie ese significado y se actualice acorde con nuestros tiempos para que evolucione la sociedad y esas criaturas sepan a fe ciega que su madre es la que les cuida cada día, aunque nunca haya experimentado el milagro de ver que no te llega la regla y sorprenderte ante un positivo del "pipitest".

Y ahora para mis chicas infértiles que se sientan flojillas un par de vídeos motivadores.

Ved especialmente a partir del minuto 7:30. Muy interesante.





 Sobre perseguir los sueños:

5 comentarios:

  1. Me comento a mí misma, si es que cuanto más lo pienso, más me cabrea. Por no contemplar, esta definición raquítica, estrecha y pobre, no contempla los nacimientos por cesárea, no? Esas tampoco son madres? Que alguien lo revise y lo cambien, por favor

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Eres la mejor! Algun día se q tendremos nuestra recompensa x tanto dolor. .. Y espero compartir contigo eso igual q lo q nos unió. ..Te he dicho q te quiero? :-*

    ResponderEliminar
  4. Vaya tela! Te acabo de encontrar en la red! Me encantas! Claro q si! Speak up!!
    Ahh yo tb rabio cuando veo a mujeres embarazadas que fuman, beben, no se cuidan.... Como puede ser tan injusto el de ahi arriba? A veces pienso que no hay nadie... Que todo es puro azar.. Y lo peor, que el azar se convierte en nuestro destino... Una m**rda segun se vea! Te sigo! Y animo, porque creo q la mayoria que estamos en una situacion igual contamos con un marido/pareja ejemplar y, que quieres que te diga, eso es una GRAN suerte!

    ResponderEliminar