lunes, 25 de mayo de 2015

Y de repente ¡un bebé!

Por aquí seguimos con la resaca de la apertura de la nacional en Madrid. Al menos para mí, es inevitable leer y leer experiencias de la gente del grupo de Facebook que ya ha adoptado, hacer elucubraciones sobre cuándo empezarán a llamar y fantasear con la llamada de asignación. Supongo -y espero- que llegará el día en que no sienta estos nervios en el estómago y ocupe mi cabeza con alguna otra cosa.  Pero es que tenéis que entender que esto ha dado un vuelco a nuestra situación

Según nos informaban desde AMOR la semana pasada, en 2014, en Bulgaria, el número de niños adoptables sanos menores de 5 años ha sido 38. Esa cifra supone cuatro años de espera como poco, por no mencionar que las posibilidades de un bebé búlgaro son ínfimas para la adopción internacional.

Los responsables de la bolsa madrileña dicen que aquí son todo bebés, la mayoría renuncias hospitalarias, es decir, recién nacidos. Lo escribo y se me desboca el corazón. No os podéis hacer una idea del efecto que tienen en mí esas palabras. Yo, que ya creía que no jugaría a cambiar pañales, y ahora es más que probable que me asignen una criatura ¡de días! 

Por lo visto, han reabierto porque entre las familias que aún esperan ya no quedan "preferentes", esto es, menores de 40 años. En la nacional se hace media entre nuestras edades, y la nuestra es de 34 años. Por si fuera poco, por ser de los primeros en entregar el ofrecimiento y tener ya idoneidad internacional y el curso hecho, puede que vaya rapidita la cosa ("rapidito" siempre teniendo en cuenta los dilatados tiempos de la adopción, pero no es descabellado hablar de que venga en un año). Así bien, como os digo, un cambio radical en nuestra situación. Parece que por una vez el viento sopla a favor y empuja el globo hasta nuestro ansiado destino.


Estamos como locos, nosotros, los nuestros... Días seguidos de alegría. Otra vez la ilusión por un bebé, que yo sé que los que lo tenéis sabéis pensáis que estoy loca por querer pasar noches sin dormir y tal, pero entended que pensé que nunca sabría lo que es eso.  Además, tratándose de una adopción, prefiero que su vida anterior se reduzca al mínimo posible, que esté conmigo en vez de en un centro o vete tú a saber dónde.

Ojo, también tengo mucho miedo. Me da pánico que no llegue bien la solicitud, que nuestra hora (09:00:00) por lo que sea luego no valga y perdamos puestos en la lista que supongan años de espera o, que no nos den la idoneidad para nacional o que ocurra cualquier catástrofe y desaparezca nuestro expediente... Tengo la misma cantidad de entusiasmo que de terror. Es una oportunidad TAN buena, que sería horrible perderla. 

Bueno, pues aunque seguimos preparando la llegada de nuestra criatura búlgara, lo cierto es que parece que, si todo va bien, su herman@ madrileñ@ vendrá antes, y como no pensábamos ya tener un bebé de repente me he puesto a pensar en todo lo que tengo que preparar. No sé si os imagináis la ilusión que me hace esto, aunque a vosotros os parezca una bobada. 

Por si alguno más está de pronto en las mismas que nosotros he preparado un cuadrito de estos que me gustan con lo que se me ha ido ocurriendo. Agradezco a papás adoptivos que lo completen, que seguro que me dejo cosas. Lo iré ampliando. 



A través de otros padres, sé que te asignan al crío un día y a lo mejor tienes que ir a recogerlo al cabo de dos. En ese momento descubres su edad y sexo, así que aunque hay cosas que puedes ir teniendo, otras no y tienes que ir corriendo a IKEA, y a por una silla para el coche o no te lo puedes traer.

Otra de las particularidades de la adopción es que tienes que saber si tu hij@ ha estado en un centro o en una familia de acogida donde haya tenido unas rutinas, o le gustara tomar cierto alimento, o si tenía un muñequito para dormir... Supongo que hasta el más mínimo detalle importa para que se adapte pronto. 

Si nosotros tenemos ganas de verle, no menos los nuestros. Sin embargo, como ya nos advirtió Lila (Parrondo, de Adoptantis), al principio hay que limitar las visitas para favorecer la creación del vínculo con nosotros, que aprenda fácilmente quién va a ser su mamá y/o su papá, sin pasar de mano en mano. Para esto también hay que tener en cuenta de dónde lo recogemos.  

                              

Para hacer este cuadro he estado leyendo, entre otros, artículos sobre la llegada de un bebé a casa y claro, la mayoría son para hijos biológicos, y te hablan de preparar a la mascota dándole a oler su ropita y tal. En nuestro caso, Willow va a flipar como nosotros, y en este sentido sí que debemos estar preparados para que nuestras expectativas no se ajusten a la realidad que nos encontremos. Esto me lo tengo que aplicar yo la primera, que me lo imagino todo bonito y precioso y a lo mejor al final lo es, pero puede que los principios sean duros para todos.

Aún falta para que Bienve  venga a casa, es verdad, pero pensar en estas cosas me ayuda a sobrellevar la espera. Este viaje en globo nuestro ha sido de todo menos placentero, y de vez en cuando debemos permitirnos soñar.

Felices sueños a todos







miércoles, 20 de mayo de 2015

Abre la nacional en Madrid. Historia de mi segundo embarazo burocrático

Cuando de pequeña iba de excursión, me costaba dormir la noche anterior de los nervios. Igual que cuando íbamos al parque de atracciones. Pero eran nervios buenos, de alegría, los mismitos que me despertaron anoche a las tres y veinte de la madrugada.

Estaba deseando que llegara el momento de ir al registro a presentar la documentación. Justo ayer hizo un año desde que envié la solicitud de apertura de nuestro expediente internacional.

365 días después. Doce meses siguiendo las historias de familias de otras Comunidades en las que sí estaba abierta la adopción. Un año esperando que se abriera.

Y hoy por fin nos hemos ofrecido para adoptar un bebé nacido en los madriles, ya sea de la raza que sea y con la historia que traiga. Y ahora a esperar a mis dos criaturas, la búlgara y la madrileña, y a seguir completando el diario, que de repente tengo mucho que escribir. 

Además del álbum de recortes, también voy haciendo vídeos porque es como mejor me expreso y creo que es incomparable a nada vernos en acción,
sí que quiero compartir una versión resumida de estos días desde que nos enteramos de que se iba a abrir esta nueva vía.

Mucha suerte a todos mis compañeros, especialmente a las familias con las que compartimos esta espera desde hace tanto. Estoy deseando que este grupito de 7 empiece a crecer.

martes, 19 de mayo de 2015

El globo se mueve

Me despierto a las seis de la mañana pese a que hoy no trabajo porque es fiesta y anoche me acosté tarde. Me quedo dando vueltas en la cama, pero no consigo volver a dormir, así que me levanto como un ninja, intentando no despertar a mis suegros, que han venido para pasar San Isidro con nosotros. 

Qué día más duro me espera, pienso, estoy muerta de sueño. Me pongo un café y, sin prestar demasiada atención, repaso las notificaciones del móvil. Hay una del grupo de Facebook "Adopción Madrid" con un montón de comentarios. Empiezo una lectura diagonal, no me da la cabeza para más. Un momento, ¿qué? Seguro que no he leído bien, estoy dormida. 

Mi cerebro se satura. Quiere descifrar las palabras, pero la emoción se lo impide. Necesito leer tres veces la frase para encajarla: se abre la adopción nacional en Madrid

Se abre la adopción nacional en Madrid. ¡Se abre la adopción nacional en Madrid!

Por fin. Siete años después de la convocatoria de 2008. Empiezo a sudar porque no consigo hacer otra cosa, todo mi cuerpo está activado y a la vez paralizado. Quiero llorar, alegrarme, pero estoy en shock. Voy a dos mil pensamientos por segundo.  

Con dificultad, consigo mandar un pantallazo al grupo de la familia del WhatsApp, acompañado de un "estoy histérica y estáis todos dormidos", o algo similar. Por suerte,  mi madre duerme tan poco y mal como yo y me escribe "llámame". Y se desata la euforia, y despierto a Papá Jones, y mi suegra oye el revuelo y se levanta también. Poco después aparece mi suegro en la cocina y continuamos con los abrazos y las risas nerviosas. 

Fuente
Otra posibilidad de ser padres, queremos creer que más rápida. Leemos en la convocatoria que la mayoría son bebés y el cerebro nos devuelve cientos de imágenes que creíamos que no viviríamos. Tengo ganas de alegrarme, pero no lo consigo. Estoy bloqueada. Demasiado contenta, demasiado asustada. El futuro en una cola frente al IMMF. El número de registro determinará quién será nuestro hij@, cuánto tiempo le esperaremos. Oh, Dios mío, quiero ir a dormir a la puerta ya para ser la primera. 

Es imposible no pensar que si somos de los primeros, no tardaremos en ser padres,  que no tendremos que esperar los cuatro años de Bulgaria. Que quizá en meses, o en uno o dos años, conozcamos a nuestra criatura. Y vuelve el llanto, la alegría y el susto, todo a la vez. 

Me enfundo el traje de chulapa y consigo arreglarme a duras penas. El pulso desbocado me impide hacerlo mejor, y al mismo tiempo contesto mensajes de felicitación de familiares y amigos. 

En la pradera, vemos una pareja de chulapos con un carrito, y nos reímos porque todos hemos pensado lo mismo, que quizá seamos nosotros el año que viene. Nos acercamos y les pedimos una de las cosas más raras que he hecho, que nos dejen hacernos una fotos con el carricoche. Por supuesto les explicamos todo y nos damos la enhorabuena respectivamente

Todo el día lo pasamos celebrando, soñando, imaginando. Papá Jones y yo nos alegramos mucho de que sus padres hayan podido vivir este momento, porque como viven en Sevilla, todo les suele pillar lejos.

Tenemos la sensación de que éste vendrá antes. Quizá no sea así, pero en cualquier caso es otra vía para llegar a nuestro ansiado destino de ser padres. Además, queremos dos criaturas, así que es una buena noticia de cualquier manera. Iremos a Bulgaria igualmente, ya vayamos a por Bienve nosotros dos solos o... Tres.

Un momento, Bienve... Bienve en principio era nuestra criatura viniera de donde viniera, pero últimamente se ha identificado mucho con Bulgaria. Necesitamos otro nombre para su herman@ y, de paso, otro diario. ¿O no? La historia de la búsqueda de este bebé madrileño ha empezado en el día más "pichi". Hasta que le conozcamos y sepamos si es niño o niña, o si ya tiene un nombre podríamos llamarle  Isi. 

Bueno, no sé, esto del nombre de espera tengo que pensarlo. Yo creo que sigue siendo Bienve aunque venga de aquí cerca, si no de repente el diario de este peque empezaría ahora y no tiene sentido. Al que busco desde hace años es Bienve, venga de donde venga. El otro, será su hermano, y cuando empecemos -o prosigamos, mejor dicho- su propia búsqueda, pues ya escribiremos su historia. Creo que es lo mejor, pero admitimos sugerencias.



Seguimos en el globo, aunque estamos apreciando un cambio en las corrientes de aire y quizá cambiemos el rumbo. No tenemos ni idea, sólo nos dejamos llevar y sentimos la emoción. Mucha emoción.



Este post se escribió el 15 de mayo, pero sólo lo sabíamos por un comentario en Facebook, teníamos miedo de que no fuera más que otro rumor. Se publica el día que sale al fina la orden del del BOCM.

jueves, 14 de mayo de 2015

Premio Dardos

Hace unos días Mariajo y Roberto nos sorprendieron gratamente con un premio, el Dardos.

Vía
Con él se pretende reconocer el esfuerzo por mantener un blog, y lo mejor de todo es que te lo conceden otros blogueros, que son los que saben cuánto cuesta mantenerse en la blogosfera. Es un  honor que hayan pensado en nuestra bitácora precisamente ellos, cuyos blogs seguimos a diario.   


Este premio trae consigo unos requisitos, ya que se trata de darnos a conocer unos a otros, y son:
  • Poner la imagen del premio en el blog.
  • Mencionar y enlazar al blog que nos ha otorgado el premio, agradeciéndole por el mismo.
  • Otorgar el premio a 15 bloggers, avisándoles personalmente que han sido nominados.
  • Visitar los blogs de los demás nominados, ya que lo que se pretende es dar a conocer su trabajo.
  • Responder a las 11 preguntas que te haga la persona que te nominó.
  • Realizar 11 preguntas a los blogs que nominas o pedirles que cuenten 11 cosas sobre ellos.
Así, que, sin más dilación, the winners are:

Mamá española en Bulgaria
El inicio de una nueva historia
El peso de la infertilidad
Mucho chup chup
Yonaka Party
Blogosferia
Morethanchic (Ingrid hace mucho que no publica, p¡a ver si se anima, que es lo más)

Hay una batiburrillo de historias ahí, de infertilidad, de adopción, de viajes, de ilustración, iconoterapia... Les devuelvo el premio a María José y Roberto porque soy fan. Algunos blogs los sigo desde hace años, aunque no comente. Es que a veces o leo, o comento, o escribo mis posts. No consigo sacar tiempo para todo regularmente. ¡Lo siento!

Para terminar, once cosas sobre mí:

1) Soy madrileña y necesito Madrid igual que largarme de él
2) Me encanta viajar, y tengo muchos viajes pendientes
3) Me muevo por ilusión, pero me gustaría ser más constante
4) No me hables cuando estoy con mi café mañanero. No, por favor, ya lo haré yo en un rato. Me ves, pero en realidad aún no estoy.
5) Nunca veo nada de lo que hago bien y roza el absurdo
6) Me encantaría saber dibujar
7) Me habría gustado ser una estrella del Rock. Bueno, pero un rato.
8) Doy conciertos en mi coche cuando conduzco. Mire quien mire.
9) Algún día escribiré un libro y haré una peli. Quizá del libro ;)
10) Aunque de pequeña quería ser sevillana, me encantaría tener una casa en Cantabria
11) No me imagino el mundo sin películas, ni cámaras de foto o de vídeo




martes, 5 de mayo de 2015

Regalo medicación

El otro día leyendo a otra buscadora, recordé que yo también tenía medicación que podía regalar. La guardaba, no sé muy bien por qué, pero lo cierto es que no la voy a necesitar, y con el precio escandaloso que tiene pues creo que es lo mejor que puedo hacer.  

Os pongo lo que me queda con sus fechas de caducidad: viales de Pergoveris, Meriestra, Utrogestan y jeringas con diferentes grosores (creo que me las dieron con el Menopur). Tenía Gonal también, pero acaba de caducar. Todo lo he guardado como se recomienda.

Me alegraría mucho poder ayudaros a alguna o simplemente compartirlo y así me deshago por fin de estos envases que me producen mucha desazón solo verlos y que aún así guardaba por alguna extraña razón. Lo que más cuesta es el Pergoveris, pero lo otro igualmente se tirará, así que prefiero dároslo a vosotras.



 

Si os interesa algo, me escribís a ydedondevienenlosbebes@gmail.com y vemos cómo os lo hago llegar.