miércoles, 21 de diciembre de 2016

Qué le pido yo ahora al año nuevo

Después de varios años pidiéndote por Reyes, viajando al lugar de donde realmente vienen las cigüeñas, deseándote con cada uva de fin de año, por fin estás aquí. Eres lo más bonito de mi vida, y por momentos como cuando te acuno en mi regazo y sonríes dormidito daría todo, y sólo espero que tengas una vida larga, plena y feliz.

 Pero ¿qué pasa cuando se cumple un sueño?



Pues que hay que ir a por otro.

Sobra decir que primero se celebra el conseguido y se disfruta al máximo a diario, en especial al comprobar el ritmo vertiginoso al que crece ¡Dios mío! Pero por fin puedo retomar mis ilusiones aparcadas.

Durante demasiado tiempo me he centrado única y exclusivamente en mi anhelo de maternidad y he dado de lado otros sueños y, con la felicidad de tocar con las manos cada día mi gran objetivo, puedo ya dedicarme a otras aspiraciones, ilusiones que me motivan a trabajar a diario.


Después de dedicarme por entero un año a Baby Jones, noté que me encontraba un poco baja de ánimo, me sentía un tanto agobiada y desorientada. Me topé con este post de Estudio Avellana y, de repente, esa pregunta que formula - cómo te quieres sentir -  me hizo reflexionar. Me ayudó también la guía de Gema Rudilla, que me hizo pensar mucho mucho y, por encima de todo, cada valiosísimo minuto de mi primera sesión con Nuria Pérez, que vale su peso oro y chocolate del bueno.

Y así es como me reencontré con mi yo latente, y supe que aún tenía mucho que hacer. No sólo tenía que retomar mis sueños aparcados, tenía que retomarme a mí misma, que un hijo puede ser lo primero para una, pero no lo único, y a veces nos descuidamos hasta límites insospechados, y no hablo sólo de ir sucias ya siempre 😂


En mi trabajo grabo y edito actos institucionales con ministros y altos cargos donde no puedo explotar mi creatividad, así que siempre he necesitado desarrollar esta faceta porque mi cabecita no para y necesita desaforar. 

Como soñadora profesional, adoro crear mundos y contar historias a través de las imágenes, ya sean fijas o en movimiento. Así que como dice mi felicitación navideña de este año, mi sueño cumplido, Jorge, se ha convertido en el guardián de mis propósitos de año nuevo, y por eso cada vez que le mire recordaré que los que cumplimos los sueños somos nosotros mismos, y que aún tengo ilusiones que perseguir. Estoy segura de que él quiere que corra tras ellas para luego estar más contenta y poder contárselo. 


Así que os enseño el alter ego de Mamá Jones, Peripecia García, mi otra pasión, y os invito a pararos y preguntaros eso que parece tan tonto pero que al final tiene mucha intríngulis, que es aquello de 

 ¿Cómo te quieres sentir en 2017?
¿Qué le pides al año nuevo?

Yo, crear. Que me hace feliz. Y me lo merezco, leche.



Venga, todos a diseñar nuestro nuevo año y a empezar a hacerlo realidad. Un pasito detrás de otro.








2 comentarios:

  1. Yo le pido poder darte un achuchon face to face si es posible. Lo conseguiremos? Por cierto precioso hijo y felicitación. Besos de la rubia y mios

    ResponderEliminar
  2. Una pregunta muy buena para acabar el año, yo por eso de vivir eternamente con años de Septiembre a Junio (le cogí el gustillo y ahí sigo) hace como 1 año y medio me la planteé durante el verano, una y otra vez, hasta que obtuve respuesta.
    En mi caso, había conseguido otros muchos sueños (siempre tengo alguno en mente) como aprobar las oposiciones y tener mi hogar, así que... me lancé a la maternidad. A ver si Carita de Canela hace acto de presencia en 2017.
    Feliz año y a luchar tras los sueños, están para alcanzarlos.

    ResponderEliminar